isla en la cocina · cocinas con isla · diseño de islas de cocina · islas de cocina pequeñas · me cabe una isla en la cocina · medidas de islas de cocina

EL BLOG DE Casas Q Inspiran

  • Inicio
  • Blog
  • Diseña tu isla de cocina ¿Cuánto espacio necesitas?

Gracias por visitar el blog ¿Quieres recibir actualizaciones y novedades en tu eMail?

Suscríbete a nuestra Newsletter


Diseña tu isla de cocina ¿Cuánto espacio necesitas?

compártelo:

Una isla de cocina, aunque ocupa importante espacio, es un lugar estupendo para cocinar, preparar alimentos, ampliar tu espacio de almacenaje o para utilizarla como office. Por eso, son cada vez más las personas que se decantan, o al menos consideran, incorporar una a su cocina. Pero mientras que una isla bien diseñada te permitirá un flujo de trabajo fluido que te hará disfrutar de las tareas de la cocina, una isla mal planteada puede resultar muy frustrante y que acabes arrepintiéndote de tu decisión.

Si tienes en mente poner una isla en tu cocina, lee atentamente y sigue estos consejos que te ayudarán a saber si tienes o no espacio suficiente para que tu isla sea funcional y práctica. Y si no, descubre también otras opciones igualmente interesantes.

1- Define la función principal de tu isla de cocina. Antes de empezar a pensar en los detalles que conformarán tu nueva isla, es importante que tengas clara la función para la que estará destinada. No es lo mismo emplearla como barra de desayunos o para comer algo rápido e informal y donde deberás dar prioridad a la zona de asientos, que utilizarla como zona de cocinado o limpieza donde necesitarás contar con mayor espacio para ubicar, cocina, fregadero o algún electrodoméstico.

Quizá tengas pensado utilizarla para todo, una isla de cocina multifunción que te permita comer, cocinar, limpiar y preparar alimentos, socializar, hacer los deberes escolares e incluso poder consultar alguna receta desde tu portátil. Todo ello deberá estar muy claro antes de tomar cualquier decisión para que tu isla sea un aliado perfecto en tu cocina.

2- Dimensiones mínimas. Las dimensiones de tu isla de cocina dependerán principalmente del uso que quieras hacer de ella en el día a día aunque es recomendable, para que la isla sea práctica, que la superficie de la encimera no sea inferior a 100 cm X 100 cm para cocinas pequeñas, aunque si se opta por modelos más alargados, la anchura mínima puede ser de 60 cm que aún permite suficiente amplitud para trabajar los alimentos.

La longitud variará en función de las necesidades y del espacio disponible, si se quiere incluir la cocina o el fregadero en la isla, espacio adicional para sentarse, espacio de almacenaje, etc. En este sentido no hay límites aunque es importante tener en cuenta que cuanto más larga sea la isla, mayores serán las distancias de desplazamiento con lo que es importante tenerlo en mente a la hora del diseño y como los flujos de circulación funcionarán entorno a ella.

3- Altura de la encimera. La altura estándar de las islas de cocina es de 90 cm que es ideal para cocinar o preparar alimentos, pero si sólo quieres utilizarla para sentarte y comer, es recomendable una altura superior, entorno a los 110 cm y más próxima a la altura tradicional de las barras de bar. En este último caso es importante que te acuerdes de dejar un voladizo de al menos 30 cm para la barra que te permita mover las piernas cómodamente.

También puedes configurar tu isla en dos niveles, el inferior de 90 cm destinado a zona de trabajo y el superior de 110 cm como mesa con sus taburetes y así delimitar claramente donde se realizarán cada una de las actividades.

4- Zonas de paso. Para que una isla resulte cómoda, hay que dejar a su alrededor como mínimo unos 90 cm libres. Esto no sólo te permitirá trabajar en la cocina de manera desahogada sino que además es la distancia adecuada para poder abrir puertas, cajones, electrodomésticos y armarios ubicados en lados opuestos de manera simultánea y con total garantía.

Potencialmente, el elemento más peligroso es la puerta del lavaplatos. Al abrirse la puerta hacia abajo hay mayor riesgo de tropezar y caerse al pasar por su lado con el consiguiente peligro si llevas cuchillos o comida caliente en la mano. En esta zona, cuanto más espacio dejes por encima de esos 90cm mínimos recomendados, mejor.

5-Integra la isla a tu cocina y no al revés. En tu diseño tienes que tener en cuenta que la isla no es una solución aislada sino que forma parte de un diseño mayor que es la cocina y por ello es importante meditar cuidadosamente sobre como encajará lo que tenemos pensado para ésta con la distribución del resto de la cocina.

Asegúrate como funcionará la zona de trabajo de la isla con la encimera de enfrente, si completará adecuadamente el famoso triángulo de trabajo que conforman fogones, fregadero y frigorífico, o si por el contrario tendrás que añadir algún elemento para ello. El objetivo es que todo tenga sentido y esté pensado para optimizar los tiempos de trabajo, lo que se traducirá en una mayor satisfacción para ti a la hora de cocinar.

6- Modelos adaptados a todas las necesidades. Existen multitud de opciones y modelos para que tu isla funcione incluso si tu cocina tiene un espacio muy limitado. Para ello los fabricantes ofrecen opciones que incluyen desde modelos con poca profundidad, altura customizable, zonas de almacenaje con estanterías abiertas para no sobrecargar los espacios, incorporación de ruedas, etc. Con ésta última solución, podrás ubicar tu isla allí donde la necesites o arrimarla contra la pared para cuando precises de más espacio.

Otras opciones como trolleys o mesas de carnicero también son una buena alternativa para cocinas pequeñas. A parte de ocupar menos espacio, son piezas con mucho encanto que también te proporcionarán espacio extra de almacenaje y mayor superficie de trabajo. Sin olvidar que además son elementos mucho más económicos que una isla de cocina propiamente dicha.

7- Si la isla no es una opción. Y si por mucho que le das vueltas no ves factible el poner una isla en tu cocina, siempre queda la opción de la península. Conserva la mayoría de las virtudes de una isla de cocina, aunque con uno de los lados fijados a la pared. Son una opción muy práctica y funcional para cocinas pequeñas ya que necesitan de menos metros cuadrados disponibles pues las zonas de paso se reducen sólo a 3 de los lados, liberando importante espacio.

Además, cuentan con algunas ventajas respecto a las islas, pues bien diseñadas puede servir de barrera para mantener a las visitas lejos de la zona de “acción” y el poner nuevas tomas de corriente y agua no te supondrán un quebradero de cabeza. Por último, son perfectas como mesa cuando no se tiene espacio suficiente para un office o comedor.

Cuéntanos tú. ¿Has puesto una isla en una cocina pequeña? ¿Nos enseñas el resultado? Nos encantaría saber de tu experiencia ¡Estamos deseando leerla!

compártelo:

Comentarios

(Aún nadie ha comentado este artículo)


Solo los usuarios registrados pueden comentar los artículos del blog de Casas Q Inspiran. Por favor, ACCEDER A TU CUENTA o REGISTRATE AHORA para publicar tu comentario.

COMENTAR

También te recomendamos estos artículos relacionados


Sobre nosotros

Comunidad online de propietarios de Casas Q Inspiran y de profesionales que pretenden ponértelo fácil a la hora de construir, diseñar o reformar tu casa, local, o proyecto que tengas entre manos.

Conócemos más »

Estadísticas web »

Invierte con nosotros »

© 2015. CasasQueInspiran.com - Todos los derechos reservados. | Política de Privacidad | Política de Cookies | Mapa del Sitio